viernes, 26 de febrero de 2016

Sobre los Devas y Seres Elementales

Mensaje de los Angeles Custodios de la Tierra


Amados, nosotros les decimos desde los Reinos de la Luz que ya es tiempo de que tomen total responsabilidad de la existencia, que ustedes mismos eligieron sobre la  Tierra.

Y ello conlleva que de una vez por todas se conecten a través de su corazón con la Conciencia de Gaia, de la Madre Tierra.

No es posible amar a un ser querido al mismo tiempo que se le daña. Son infinitos los actos diarios que los seres humanos realizan en deterioro de la Tierra. No es posible vivir en armonía, en plenitud al tiempo que se daña el lugar en el que se mora.

Y no es posible porque viven en un tiempo en el que la total coherencia es imprescindible. Sus almas ya no soportan por más tiempo una existencia de incoherencias, de mentiras: no es posible que su corazón ame al reino animal, y su mente-consciente les lleve a cometer pequeños actos que llevan impreso el sufrimiento de sus hermanos. No es coherente que ensucien las aguas en las que se bañan, los alimentos que ingieren, el aire que respiran…

No miren más hacia el otro lado, sean fuertes y valientes, tanto como lo fueron cuando decidieron venir una vez más a la Tierra. Sean guerreros y luchen por cambiar el mundo, porque el reino de la coherencia y del amor quede instaurado en la Tierra de una vez por todas. No esperen grandes acontecimientos que favorezcan los cambios, éstos han de darse en pequeños gestos cotidianos, infórmense, lean, busquen, pues el consumismo alocado en el que la sociedad está inmerso, es el motor que araña sin descanso a la vida sobre la Tierra.  No cierren los ojos, cambien sus actitudes.

Cambien y entren en coherencia en todos los aspectos de su vida. Si comprendieran que cada acto, cada gesto, cada pensamiento y palabra, tiene una consecuencia… y no en la manifestación física. Es en el plano etérico donde se desencadena un torrente de energía con cada uno de sus pensamientos, y estos viajan rápidamente buscando frecuencias similares a las que se unen. Y juntas regresan a su campo de energía. Por ello, cuiden lo que piensan, cuiden lo que dicen… y no se contaminen más. Asegúrense de que es su corazón en una vibración de amor el que genera pensamientos, palabras y obras. Sean seres alineados en una única conciencia de amor y se convertirán en los seres coherentes que la Tierra necesita con urgencia.

 Ábranse a lo nuevo, a aquello que a pesar de los dictados de su mente, acaricia su corazón. Ábranse a otras realidades que ansían mostrarse ante sus ojos y háganlo centrándose en su corazón. No duden más, ni por un instante, de que existen en planos superiores infinitud de seres que vibran en el Amor, que realizan de manera constante un arduo trabajo de sostén para que las frecuencias del amor incondicional sean ancladas a la Tierra de manera definitiva.

Ábranse y conecten con la Conciencia Elemental. Ábranse a esos maravillosos seres luminosos que crean, cuidan, mantienen y reparan la vida en su hermoso planeta. Dejen de vivir en la Tierra como si fueran extraños, extranjeros en su propio hogar y conéctense con las fuerzas vivas que habitan igual que ustedes aquí. Y háganlo en coherencia, abriéndose a la conciencia amorosa de Gaia y la Conciencia amorosa Elemental.

Honren cada día a los seres que cuidan las aguas, que las purifican, que las dejan caer del cielo; hermosos Devas, ángeles y guardianes de Gaia que observan el deterioro de la superficie terrestre sin juzgar a quien lo causa. Ábranse a los elementales del agua, que veloces restauran la energía de los ríos y océanos para que vuelvan a ser puras, para que puedan seguir alimentado a la Tierra y a los reinos que la habitan.  

Y honren a los Devas y elementales del aire. Ellos bailan alrededor de la vida misma llevando aromas y semillas de un lugar a otro, dando aliento de vida a cada ser, limpiando la superficie en huracanado soplo de amor.

Honren a los bellos Devas y elementales del fuego que templan la Tierra como útero amoroso dador de vida.

Honren a los Devas y elementales de la Tierra, con sus alfombras multicolores de flores, con sus templos de árboles ancianos y sabios guardando memorias, con sus montañas y valles… seres luminosos que engalanan a Gaia una y otra vez sin descanso, en un puro sentimiento de amor.

Conecten amados, conecten con su hogar como nunca lo hicieron antes. Agradezcan a los seres luminosos entregados a su cuidado, pidan perdón cuando sean conscientes de causar daño… y hónrenles cada día, cuando se bañen, cuando beban agua pura, cuando la lluvia limpie su casa, cuando se arropen y el calor les calme, cuando llenen sus pulmones de aire limpio y cuando una nueva flor se abra a la vida en su jardín.   

Amados, el tiempo de la coherencia y del amor ha llegado. Y ustedes han de ser los arquitectos de la gran obra sobre la Tierra. No decaigan, son grandes y hermosos en su auténtica identidad, sacúdanse el polvo y muestren su verdadero rostro al mundo, muestren de qué son capaces cuando la luz de su alma ilumina la faz de la Tierra.

Ángeles custodios de Gaia

Canalizado por Montse Carracedo desde los Registros Akáshicos